Si el desayuno es la comida más importante del día, la buena noticia es que está totalmente justificado tomarse el tiempo necesario para disfrutarla. Porque nunca se dirá demasiadas veces que un buen desayuno es fundamental para empezar bien el día. Armado con tu tetera o cafetera, tu tostadora y un poco de imaginación, ¡puedes elaborar cada día un desayuno abundante y muy saludable!

Desayunos-tefal

Deliciosa granola con moras

¿Qué tomar para el desayuno?

El desayuno es el momento perfecto para disfrutar comiendo. Un buen desayuno debe contener tantos nutrientes como para poder aguantar hasta la hora de comer y evitar los antojos a media mañana. Dulce o salado – ¡tú eliges! Si prefieres salado, puedes crear un sinfín de tostadas con toppings salados; con jamón, con aguacate, con huevos revueltos con queso o con deliciosas cremas light para untar. Pero si tienes más deseo de dulce, también puedes probar las cremas de avena con leche o un bol de leche de almendras servida con fruta fresca. Deberías tomar entre 500 y 700 calorías en tu desayuno, lo que te permite muchas opciones.

¿En qué alimentos deberíamos centrarnos?

Si bien no hay una receta perfecta para el desayuno, es mejor evitar aquellos alimentos que contengan una gran cantidad de grasa o azúcar. Como siempre, cualquier desayuno casero será una buena idea, pero también puedes comprar productos preparados que te ayudarán a elaborar una comida saludable. La avena, el muesli sin azúcar, el pan de molde sin gluten o la fruta fresca para los batidos. En cuanto a las proteínas, puedes optar por la carne blanca como lonchas de pavo, o elegir cualquier fuente de proteínas vegetales, tales como la margarina, los tortitas de trigo sarraceno o las semillas de chia agregadas al yogur natural o a un batido.

 

Vale, planchar no es tu plan ideal… pero tenemos una buena noticia: con unos pequeños cambios en tu forma de lavar la ropa, ahorrarás tiempo y cuidarás mejor los tejidos. ¡Lee para saber más!

Effective ironing starts with your wash!

Con unos buenos trucos notarás la diferencia

Tu lavado:

Te encanta tu ropa porque representa lo que eres. Cuida bien de tus prendas dándoles la vuelta antes de meterlas en la lavadora. Así evitarás que se formen bolitas. Puedes usar toallitas atrapacolor si vas a lavar prendas de distintos colores. La regla de oro es usar la cantidad justa de jabón de lavadora, ya sea líquido o en polvo. El exceso de jabón no sirve de nada y puede atascar la lavadora. Si el agua de tu zona es muy dura, puedes añadir un producto antical en cada lavado. Finalmente, lava la ropa a temperatura baja (entre 30 °C y 40 °C). Si usas agua demasiado caliente, puede que tus prendas favoritas encojan o pierdan forma.

Secado:

¡Lee la etiqueta de las prendas! La secadora les sienta fatal a algunos tejidos y la mayoría de prendas encogen si la temperatura es muy alta, así que usa un ciclo delicado.
Cuelga las camisas, jerséis y camisetas en perchas para que no pierdan su forma. Si usas un tendedero, separa la ropa aunque esté caliente porque las prendas que no se hayan secado bien desprenderán un olor desagradable cuando las planches. ¡Sería una pena tener que lavarlo todo otra vez!

 

Solo tienes que untar un dedo en un vasito de yogurt con una pizca de mermelada para teletransportarte a la infancia. Aunque en tu casa no se hiciera yogur casero ni mermelada de fresa, te va a encantar la mezcla.  Solo necesitas una yogurtera y un poco de imaginación. ¡Muy pronto harás tus propias combinaciones!

Yoghurt and jam – a never-ending love story

¡Inspírate!

Hay gente completamente devota de la mermelada de fresa. Es comprensible, el sabor de esa fruta es tan delicioso que pega estupendamente con la suavidad del yogurt. ¿Por qué no pruebas con otras frutas? Le darás un toque de variedad a tu vida y tu familia estará encantada. Puedes hacer mermelada con prácticamente cualquier fruta: naranjas amargas, moras, escaramujos… La compota de manzana o el membrillo son más compactos y por tanto no pegan tan bien con el yogur.

Los más sibaritas saben que hay mermeladas que gustan a todo el mundo. ¿Por qué? Por la delicada mezcla de frutas y de sabores y especias.  Prueba tu yogurt con mermeladas de manzana y canela, albaricoque y cardamomo o incluso fresas y albahaca. ¡Son una delicia! Por supuesto, puedes hacer tu propia mermelada o bien comprarla en una tienda, pero en todo caso utiliza las que tengan gran cantidad de fruta (las llamadas « extra » con al menos un 45 %).

Consejo importante: S quieres darte un buen capricho, hay otro ingrediente que pega a las mil maravillas: el dulce de leche. Es una mezcla caramelizada de leche y azúcar también conocida como confiture de lait en Francia.

 

La comida sana y equilibrada puede ser fácil: ¡revoluciona tus hábitos alimenticios!

No hay mejor día que Año Nuevo para decidir que vas a empezar a comer sano. Por desgracia, no siempre tienes tiempo ni inspiración para cumplir tu propósito. ¿Por qué no empezar el año por todo lo alto probando el proceso doble de cocina con ActiFry 2 in 1?

Se puede comer sano y bien rico con ActiFry 2 en 1

¿Por qué no unirte a más de 6 millones de usuarios de todo el mundo? Si crees que comer sano y rico es una misión imposible, te vas a sorprender con ActiFry 2 en 1. La idea es muy sencilla: ActiFry 2 en 1 cocina carne y acompañamientos a la vez, pero ¡además lo hace de forma sana! Con una sola cucharada de aceite especial ActiFry podrás cocinar toda la comida.

¿Te gusta más el dulce o los platos  salados? No te van a faltar ideas deliciosas. Vas a redescubrir el placer de comer patatas y croquetas, pero además podrás probar nuevas, recetas sanas de todo el mundo con las que vas a conquistar a toda la familia. Utiliza tu creatividad con los aceites de oliva, cacahuete o de pepitas de uva para que cada plato sea algo nuevo. Todos los pescados, carnes y verduras que puedas imaginar estarán en tu menú, ¡incluso podrás preparar tus dulces de manera saludable!

ALL RIGHTS GIVEN

 

Tu hija de 7 años quiere hacer todo lo que tú haces y tu hijo mayor se cree ya todo un chef… ¡aunque solo tenga 10 años! Has planeado una jornada de repostería en familia para que los dos se diviertan. La idea es pasar un buen rato juntos y que aprendan los aspectos básicos de la cocina, por ejemplo cómo organizarse entre cacharros.

Baking with children

¡Haz de ellos unos auténticos chefs!

Cuando tus hijos y tú pasáis la tarde haciendo repostería juntos, reforzáis vuestra relación y ellos aprenden de forma divertida al tratar de imitar lo que hacen los mayores. Selecciona recetas sencillas de postres que les gusten (muffins, mousse de chocolate, magdalenas, tartas de manzana, etc.) y deja que escojan una. Imprime la receta o pon el libro de cocina a la vista de todos para que podáis repasar juntos todos los pasos.

La repostería debe ser una actividad de ocio para tus hijos, pero les sirve también para aprender técnicas básicas como batir con unas varillas o con una cuchara de madera, verter ingredientes poco a poco, pesar y medir cantidades, etc. No hace falta decir que debes retirar cualquier objeto peligroso (parrillas, cuchillos, bandejas) que acaben de salir del horno.

También puedes enseñarles a organizarse. Pídeles que te ayuden a tener la cocina ordenada y limpia. Deja que expresen toda su creatividad y que decoren todo lo que cocinéis.

 

No hay nada más difícil que organizar el bufet perfecto o las bebidas para un cóctel. Nuestro truco de cocina de hoy es que uses la tostadora para preparar aperitivos ligeros que sorprenderán y harán las delicias de tus invitados.

Cooking tip for cocktail parties, toast it

Canapés tostados y ligeros

Son coloridos, originales y divertidos. A tus amigos les encantan tus fiestas por la gran variedad de platos sanos y caseros que preparas: las chips de verduras, los patés y salsas para untar con verduras cortadas en tiras o los imprescindibles canapés tostados. Ahora que tienes una tostadora,

has decidido ofrecer un bufet entero de aperitivos crujientes y sabrosos que se deshacen en la boca. ¡Van a ser las estrellas de la noche!

Tus invitados han llegado y te metes un momento en la cocina para preparar los canapés tostados. Si puedes, tuesta el pan en el último momento para que esté caliente. Unta las tostadas con tzatziki, paté de salmón y babaganoush de berenjena, y después córtalas en diversas formas. La presentación es esencial, así que experimenta con cuadrados, círculos, triángulos, etc. y con diferentes tipos de pan (de molde, de centeno o incluso brioche). ¡Las posibilidades son infinitas!

El mejor consejo para un cóctel: prepara tostadas muy finas de baguette. Pegan con todo y son ideales para acompañar un paté de aceitunas, un queso fresco con especias. También puedes poner tus canapés en el horno unos minutos para darles un delicioso toque crujiente.

 

1 2