La cocina, parte de nuestra vida

yogurt con una pizca de mermelada

Yogur y mermelada: un amor para siempre

Solo tienes que untar un dedo en un vasito de yogurt con una pizca de mermelada para teletransportarte a la infancia. Aunque en tu casa no se hiciera yogur casero ni mermelada de fresa, te va a encantar la mezcla.  Solo necesitas una yogurtera y un poco de imaginación. ¡Muy pronto harás tus propias combinaciones!

Yoghurt and jam – a never-ending love story

¡Inspírate!

Hay gente completamente devota de la mermelada de fresa. Es comprensible, el sabor de esa fruta es tan delicioso que pega estupendamente con la suavidad del yogurt.¿Por qué no pruebas con otras frutas? Le darás un toque de variedad a tu vida y tu familia estará encantada. Puedes hacer mermelada con prácticamente cualquier fruta: naranjas amargas, moras, escaramujos… La compota de manzana o el membrillo son más compactos y por tanto no pegan tan bien con el yogur.

Los más sibaritas saben que hay mermeladas que gustan a todo el mundo. ¿Por qué? Por la delicada mezcla de frutas y de sabores y especias.  Prueba tu yogurt con mermeladas de manzana y canela, albaricoque y cardamomo o incluso fresas y albahaca. ¡Son una delicia! Por supuesto, puedes hacer tu propia mermelada o bien comprarla en una tienda, pero en todo caso utiliza las que tengan gran cantidad de fruta (las llamadas « extra » con al menos un 45 %).

Consejo importante: S quieres darte un buen capricho, hay otro ingrediente que pega a las mil maravillas: el dulce de leche. Es una mezcla caramelizada de leche y azúcar también conocida como confiture de lait en Francia.