Cocina y tendencias, Tés e infusiones

té en el mundo

El té: un placer en todo el mundo

El té es la infusión más popular, pero alrededor del mundo se consume de formas muy diferentes.

té en el mundo

De Asia o Africa hasta Occidente, el té da la vuelta al mundo.

Tés verdes, negros o blancos recorren el planeta antes de ser preparados según los hábitos y gustos de cada uno. El primer productor de té es China, por delante de India, Kenia y Sri Lanka. La mayoría de estos países exportan una gran parte de su producción, mientras que Turquía consume casi todo el té que produce. El té viaja por todo el mundo, pero son Europa (sobre todo Reino Unido) Rusia y los Estados Unidos quienes importan grandes cantidades cada año.

Según el lugar en el que te encuentres lo beberás de una forma diferente. Podrás beber té con galletas y un poco de leche en Inglaterra, con menta y piñones en el Magreb, o en polvo durante una ceremonia de té en Japón con gestos y códigos precisos. En Reino Unido, Turquía y en Irán se consumen de media por habitante y año, muchos kilos de té . Se considera que en el mundo se consumen 4 millones de toneladas de te cada año.

 

Los tés consumidos en el mundo entero

El té verde es el té más consumido en el mundo, especialmente en Asia y en el Magreb, sobre todo en Turquía, Japón y China. En la categoría de los tés verdes, encontramos el té Darjeeling así como el Gunpowder. En Occidente, muchos consumidores de té verde y de té negro los prefieren aromatizados: con flores (jazmín, rosa…), especias (clavos, canela, vainilla…)… ¡Todo es posible!

En cuanto a los aficionados de tés refinados, a menudo eligen tés menos conocidos, y aprecian en particular el té blanco y el té amarillo. Los tés más prestigiosos y excepcionales del mundo se cultivan en China. Existe también el té rojo, el rooibos. Esta planta que crece en Sudáfrica es diferente del arból de té y no contiene cafeina.

Los tés semi-oxidados (también llamados tés azules), entre los que se encuentra el té oolong o Wulong, vienen principalmente de China y de Taiwan. Los tés post-fermentados chinos (« negros negros ») son muy desconocidos en el mundo occidental, como el té pu-erh que viene de la provincia del Yunnan.