Trucos de planchado

Ropar camisas

¡Un planchado fácil empieza en la lavadora!

Vale, planchar no es tu plan ideal… pero tenemos una buena noticia: con unos pequeños cambios en tu forma de lavar la ropa, ahorrarás tiempo y cuidarás mejor los tejidos. ¡Lee para saber más!

Effective ironing starts with your wash!

Con unos buenos trucos notarás la diferencia

Tu lavado:

Te encanta tu ropa porque representa lo que eres. Cuida bien de tus prendas dándoles la vuelta antes de meterlas en la lavadora. Así evitarás que se formen bolitas. Puedes usar toallitas atrapacolor si vas a lavar prendas de distintos colores. La regla de oro es usar la cantidad justa de jabón de lavadora, ya sea líquido o en polvo. El exceso de jabón no sirve de nada y puede atascar la lavadora. Si el agua de tu zona es muy dura, puedes añadir un producto antical en cada lavado. Finalmente, lava la ropa a temperatura baja (entre 30 °C y 40 °C). Si usas agua demasiado caliente, puede que tus prendas favoritas encojan o pierdan forma.

Secado:

¡Lee la etiqueta de las prendas! La secadora les sienta fatal a algunos tejidos y la mayoría de prendas encogen si la temperatura es muy alta, así que usa un ciclo delicado.
Cuelga las camisas, jerséis y camisetas en perchas para que no pierdan su forma. Si usas un tendedero, separa la ropa aunque esté caliente porque las prendas que no se hayan secado bien desprenderán un olor desagradable cuando las planches. ¡Sería una pena tener que lavarlo todo otra vez!